sábado, 26 de marzo de 2011

EL INGENIERO DEL FUTURO


Dada la dinámica en la cual los Ingenieros se encuentran inmersos se hace necesario realizar un análisis respecto a cuales deben ser las características propias del Ingeniero del Futuro, teniendo en cuenta no solo su formación académica si no también, los demás factores con los cuales se interrelaciona tales como, el medio ambiente, las organizaciones y su entorno, entre otros.

Para el efecto, el análisis se enfocará en dos aspectos básicos, en primera instancia se revisará al Ingeniero del Futuro con un perfil multidisciplinario con conocimiento de gestión empresarial y posteriormente, se analizará al Ingeniero del Futuro para el ámbito nacional colombiano.

El Ingeniero del Futuro debe contar con un perfil multidisciplinario con conocimiento de gestión empresarial si bien es cierto, el “experto en TI debe abandonar su componente sectorial para asumir un nuevo perfil multidisciplinar” y esto es básicamente una consecuencia de que el mercado exige día a día soluciones integrales (diseño, instalación y mantenimiento a infraestructuras asociadas a las tecnologías de la información y las telecomunicaciones), es aquí donde evidencia que convergen conocimientos interdisciplinarios asociados a la Ingeniería Electrónica, Informática y de Telecomunicaciones. (Gutierrez, 2004).

Por otro lado, cada vez son más los ingenieros que se matriculan en postgrados de gestión o de administración con el propósito de adquirir habilidades y destrezas que les permita sacar adelante sus empresas. Es así como podemos indicar que “solo si los ingenieros TIC se incorporan a todos los rincones de la sociedad donde son necesarios sus conocimientos, podemos hablar del Ingeniero del Futuro”. (Gutierrez, 2004).

En el ámbito nacional colombiano, el Ingeniero del Futuro además de contar con el perfil antes descrito, debe contar la capacidad de evolucionar su conocimiento en la medida que las nuevas tecnologías crecen, permitiendo apalancar su creatividad y perfilarse como un ser innovador y emprendedor para lo cual, debe adquirir el conocimiento, habilidades y destrezas que le permitan identificar las oportunidades y necesidades tecnológicas.

Lo anterior, sin dejar a un lado todo lo referente a los temas ambientales y de responsabilidad social es así como el ingeniero del futuro “(…) no solo debe conocer los procesos sociales globales que están transformando el mundo y sus problemas contemporáneos, si no especialmente los de su comunidad”. (Tapias, 1999)

Tal como se puede evidenciar, el Ingeniero del futuro debe ser integral no solo en conocimientos si no también, en valores, principios, liderazgo y competitividad. Debe ser consciente de su entorno y de la forma en cómo este se verá afectado con las actividades que el ingeniero ejecute en desarrollo de su profesión.


REFERENCIAS

Gutierrez, Enrique. (2004). El futuro del ingeniero tecnológico se apoya en un perfil multidisciplinar apoyado con conocimientos de gestión empresarial. Recuperado el 09 de marzo de 2011 en http://www.idg.es/computerworld/articulo.asp?id=155598.

Tapias Garcia, Heberto. (1999). Un ingeniero para el futuro de Colombia. Recuperador el 09 de marzo de 2011 en http://ingenieria.udea.edu.co/producciones/Heberto_t/el_futuro_ingeniero.html

miércoles, 23 de marzo de 2011

EMPRESAS GACELA





Si bien, a través del tiempo algunas personas han percibido como hay empresas que nacen, crecen y mueren (esto último no en todos los casos) a grandes velocidades, a este fenómeno se le conoce como “Las Empresas Gacela” que al parecer, obedece a múltiples factores los cuales trataremos de analizar desde un enfoque nacional, teniendo claridad que este tema es ampliamente tratado en países como México y España entre otros.
Para empezar y dado a que hoy en día se pueden encontrar múltiples definiciones de lo que puede ser una Empresa Gacela, me apoyaré en una descripción bastante amplia y general que es proporcionado por el profesor Ignacio de la Vega García Pastor del Instituto de Empresa, Business Scholl (Madrid, España) quien define que “se consideran empresas gacela a aquellas que se destacan por su dinamismo y elevada competitividad, caracterizándose por elevados incrementos de facturación en periodos breves de tiempo”. (De la Vega García, 2008)
Lo que se presentó en el párrafo anterior es una definición que a mi modo de ver es corta, concisa y precisa la cual se diferencia de muchas otras definiciones en cuanto a que esta no supedita el ciclo de vida y/o crecimiento de las empresas gacela a un tiempo determinado.
Todas las empresas que inician deben enfrentarse a cuatro grandes desafíos: lo relacionado con el mercado, con la gerencia empresarial, estructuración del modelo del negocio e incluso, la financiación sin embargo, estos no son obstáculos para los emprendedores jóvenes y viejo (los primeros son arriesgados y ambiciosos los segundos, utilizan la experiencia y sabiduría adquirida en los múltiples intentos por hacer empresa) quienes coinciden en que “es tal el deseo y las ganas de salir adelante que son capaces de renunciar a todo, entre otras cosas al tiempo en familia e incluso a pagarse un salario”. (Uribe)
Sin embargo, hay muchas ocasiones en donde llega un momento donde el empresario o emprendedor no puede atender todas las necesidades y expectativas de sus clientes, en este sentido Uribe indica que “esta es la prueba más dura del emprendedor y se caracteriza por que las empresas no logran ejecutar bien lo que el emprendedor supo hacer desde su comienzo”.
Lo anterior nos obliga hablar de dos aspectos muy importantes que van de la mano, política y educación.
Desde hace bastante tiempo atrás los colombianos vienen luchando por sacar adelante sus proyectos de vida sin embargo, fue solo hasta el año 2006 que el gobierno inició a establecer políticas de emprendimiento (Ley 1014) la cual causó un gran revuelo y entusiasmo entre los interesados dado que se comenzó a dar los primero pinos, para encontrar una ruta legal para generar riqueza y traer desarrollo a la sociedad y por ende al país.
Desafortunadamente tal dicha comenzó a bajar cuando los emprendedores se comenzaron a dar cuenta que dicha ley, contenía una serie de vicios que alimentan “el apetito burocrático de miembros del congreso que por una u otra causa trataron de intervenir en el desarrollo del decreto reglamentario de la ley tratando de sacar la mejor tajada”. (Riveros Leal, 2010).
Por otro lado, aun que es innegable que entidades educativas, universidades, corporaciones y el SENA entre otros, han abanderado muchos programas que pretenden impulsar la creación de empresas con programas como “Jóvenes Emprendedores”, “Incubadoras de Proyectos”, etc. , es importante entender que “no es suficiente que en el currículo se incluyan asignaturas sobre emprendimiento, cuando se considera esta un competencia fundamental, que debe partir desde el estadio inmediatamente anterior”. (Riveros Leal, 2010).
Todo lo anteriormente expuesto nos permite concluir que si bien las empresas gacelas son fuentes de desarrollo e ingreso para una región y el país, es indispensable que para que estas nazcan, crezcan, se reproduzcan y se mantengan se debe contar con políticas claras y bien definidas que sumadas a una educación orientada al emprendimiento marquen el camino al éxito.
En todo caso, se debe propender para que los factores de éxito identificados por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) en las empresas catalogadas como gacelas sean fortalecidas, estos factores son:
Habilidad de generar una dinámica en ventas que supera al promedio del sector y mantener buenos indicadores de rentabilidad
Liderazgo y Orientación hacia el mercado
Los anteriores factores fueron identificados por la OCDE mientras realizaba entre 1999 y 2001 la teoría de las pymes gacela. (Caballero Osorio)


REFERENCIA
Caballero Osorio, C. A. (s.f.). Findeter. Recuperado el 22 de 03 de 2011, de http://www.findeter.gov.co/aymsite/aym_index.php?&option=servicios&pag_cat_id=5&pag_id=148&alr=aymsoft&
De la Vega García, I. (2008). Barcelona Activa. Recuperado el 22 de 03 de 2011, de http://aplicnotes.barcelonactiva.es/aplic/DiaEmp/vv_diae2008.nsf/URLPonencies/010201/$File/Ignacio_de_la_Vega.pdf
Riveros Leal, N. (22 de 04 de 2010). dinero.com. Recuperado el 22 de 03 de 2011, de http://www.dinero.com/ventures/diagnostico-emprendimiento_70931.aspx
Uribe, C. (s.f.). mercadeoclarauribe.com. Recuperado el 22 de 03 de 2011, de http://www.mercadeoclarauribe.com/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id=381